El Diagnóstico Que Cambio Mi Vida Para Siempre

 

imagenes-de-esperanza-2

En Junio de 2012, cuando escuché las palabras “Eres VIH Positivo”, el tiempo se detuvo. Fue como si estaba viendo mi vida pasar frente a mis ojos, y que yo solo era un espectador sin tener control de la situación y que solo podía ver. Mi cuerpo y mente querían mantenerse fuertes pero, ¿cómo pretendes ser fuerte al recibir esa noticia? Llamarlo una experiencia traumática seria un eufemismo, era un diagnóstico que cambiaría mi vida para siempre.

Como alguien que es un hombre heterosexual que estaba en un grupo que no se consideraba de “alto riesgo”, parecía como si contraer VIH no era una de mis preocupaciones. Después de todo, el VIH no era algo que podía contraer alguien como yo pero si otra persona, ¿cierto? Me dije a mi mismo. Lo que quiero decir es que me estaba haciendo la prueba de manera regular por precaución, así que en mi mente era una prueba de prevención. Sin embargo, me di cuenta que no estaba haciendo nada para cambiar el nivel de riesgo al tener relaciones sexuales.

¿Los condones? No era una de mis mayores prioridades a la hora de tener sexo. Para ese tiempo PrEP y TaSP no estaban en mi ámbito de conocimientos. Después de todo, mi preocupación principal cuando tenia relaciones sexuales era que una chica quedara embarazada. Sino usaba un condón, en mi mente solo pensaba en eso pero ciertamente no pensaba en las tres letras que estarían por definirme a partir de entonces. Después de haber terminado una relación con mi ex novia, quien me había engañado varias veces, fue doloroso, y quería encontrar una manera de detener el dolor. Lo vi como una manera de escapar de mis emociones y eso fue a través de sexo casual, ¿qué podría sentirse mejor? Sabia muy poco que este mecanismo no saludable activaría una cadena de acontecimientos que cambiarían mi vida por completo.

Mi batalla con el VIH apenas habrá comenzado pero mis problemas de salud comenzaron años anteriores. Como sobreviviente de la fascitis necrotizante, shock séptico, y varias hospitalizaciones, te das cuenta que pude haberme querido más en lugar de ponerme en tantas situaciones riesgosas. Lo que llamamos “amor” a veces puede hacerte hacer cosas muy locas, especialmente cuando sabes que lo estas perdiendo. En lo que falle en el amor fue en no haber perdido el amor hacia mi mismo, y ese era el amor más importante. Con tan solo 22 años de edad pareciera que tuviera toda una vida por delante pero la dirección de mi vida ha cambiado drásticamente.

Decirle a mi ex novia sobre mi diagnostico meses después de haber terminado con ella fue difícil, por lo menos fui meticuloso. Había comenzado a contar mi historia desde el día que me diagnosticaron, no podía contenerme. Primero a mis compañeros de trabajo, luego a mis amigos, después a mis padres; fue como un efecto domino en el que mi vida era el centro de atención y no de buena manera. Me enfrente con una elección y después decidí buscar el apoyo de otras personas que viven con el virus y que tenían una historia como la mía. ¿Quién iba pensar que mi historia podría hacer una gran diferencia? Ciertamente no lo pensé. Algo había cambiado en mi mente y todos los sentimientos de tristeza, rabia y decepción habían hecho un 180 y a partir de ese momento, tomé el control de mi virus.

Sin saber de donde contraje el VIH no me dejó más remedio que asumir la responsabilidad de mis propios actos, y esa fue una de las partes mas difíciles. En primer lugar, yo pensaba ingenuamente que quien me contagio de VIH seria alguien cercano pero después supe que no era así. Ahora me enfrentaba a una elección y había comenzado a compartir mi historia para que otros pudieran prevenir de terminar en los mismos zapatos que yo estoy. Rompiendo ese estereotipo y enfrentar el virus fue mi objetivo. Mostrándole al mundo que incluso cuando tu vida tiene un gran cambio, tales como una diagnostico de VIH, hay esperanza.

Luego comenzó el viaje en el que un viejo capitulo de mi vida terminó y uno nuevo empezó. No puede ser la típica historia que ustedes creen cuando lo diagnostican pero a pesar de eso, esta es mi vida. Puedo compartir mi historia a través blogs, videos y charlas en publico con la esperanza de prevenir a otras personas de contraer VIH, y para alentar a los que viven con este virus.

El VIH es una pequeña parte de lo que soy pero inevitablemente es parte de mi ahora: es algo que no puedo deshacer. La a veces vida nos lleva en diferentes direcciones pero si tu diagnostico es negativo tienes la oportunidad de tomar un camino diferente. Durante este proceso de lagrimas y triunfos me he convertido en el hombre que soy hoy en día. Mi nombre es Joshua Middleton y soy VIH Positivo.

CgY9Qq4UEAAFUGH.jpg-large

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s